Cómo Abordar Conflictos entre Caseros e Inquilinos: Lo que Debes Saber

Goce de un inmueble. Los enfrentamientos entre caseros e inquilinos son desafíos comunes que pueden convertirse en auténticas pesadillas. Uno de los dilemas más frecuentes se relaciona con los inquilinos morosos que se niegan a desocupar una propiedad y dejan de pagar sus rentas. Algunos propietarios, desesperados por resolver la situación, consideran la idea de cambiar las cerraduras de la vivienda para forzar al inquilino a abandonarla. Sin embargo, este enfoque es ilegal y puede conducir a consecuencias graves.

Respetando los Derechos del Inquilino

Según el artículo 2412 del Código Civil Federal, el casero tiene la obligación de no interferir con el uso y disfrute de la propiedad alquilada, excepto en situaciones de reparaciones urgentes e indispensables. Pero, ¿qué deben hacer los caseros cuando se enfrentan a inquilinos que no cumplen con sus pagos?

La Ley al Rescate

La legislación establece claramente que “nadie puede tomarse la justicia por su mano ni ejercer violencia para hacer valer sus derechos”. Este principio se refuerza aún más con la Ley Constitucional de Derechos Humanos y sus Garantías en la Ciudad de México, que exige que cualquier desalojo deba llevarse a cabo mediante una orden judicial emitida de acuerdo con las leyes y reglamentos aplicables.

La Solución Adecuada

En casos de falta de pago, la mejor manera de abordar la situación es presentar una demanda legal ante un tribunal. Esta demanda debe incluir la rescisión del contrato, el desalojo de la propiedad, la recuperación de las rentas adeudadas y, en caso necesario, una compensación por los daños y perjuicios ocasionados.

Al elegir el camino legal en lugar de la acción directa, tanto los caseros como los inquilinos pueden resolver sus disputas de manera justa y sin violar las leyes. Esto garantiza un proceso ordenado y evita conflictos innecesarios en el futuro.

Conclusión Goce de un inmueble

En última instancia, el respeto por los derechos legales es fundamental en cualquier conflicto entre caseros e inquilinos. La vía legal proporciona un marco justo para ambas partes y promueve una resolución adecuada de los problemas. Recordar que “ninguna persona puede hacerse justicia por sí misma” es esencial para mantener la armonía y el cumplimiento de los acuerdos de arrendamiento. En caso de enfrentar situaciones complicadas, siempre es recomendable buscar asesoramiento legal y tomar medidas adecuadas dentro del marco legal.

Compártelo:
Abrir chat
Notaria 129
Hola!
Quieres saber el costo del servicio notarial que requieres?
Cotiza con nosotros sin compromiso!